Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise. Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

Pablo Neruda

Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos vale de la vida.

Pablo Neruda