Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos vale de la vida.

Pablo Neruda